La ausencia del sonido del verano

El final del verano y la inevitable llegada de Septiembre se ha convertido en una fecha casi más decisiva que el propio Año Nuevo: comienzan las nuevas temporadas de los medios de comunicación, el nuevo curso escolar, la vuelta al trabajo… y, como en Navidad, todo se vuelve melancolía –ahora por el final del buen tiempo– y se hacen los oportunos balances y reflexiones. En el terreno de lo musical, el verano es una de las estaciones más importantes para los sellos discográficos, ya que se presta a disfrutar de interminables noches en terrazas y discotecas bailando los temas de moda; pero el balance cada vez es más negativo en este aspecto, no sólo por la ya prácticamente inexistente canción del verano, sino porque de un tiempo a esta parte echamos de menos un estilo musical que se nutría especialmente de las noches de verano: el dance.

En los años 70, el funk y el soul estadounidense se aceleraba para crear un sonido pegadizo y bailable que comenzó a poner de moda las pistas de baile; se había inventado el sonido disco. Proyectos como el de Earth, Wind & Fire, Anita Ward o la mismísima Gloria Gaynor fueron los precursores de la música de baile a nivel internacional, aunque en los 80 el testigo lo recogerían en el corazón de Europa con el denominado italo-disco, que irremediablemente se ligó a las noches de verano en toda la costa Mediterránea, con secuelas como el Tecno-Pop alemán o el Sonido Sabadell. Ya en los 90, la música de baile se europeizaba bajo la denominación eurodance con ejemplos como el de Corona o Alexia, que fueron auténticos rompepistas en los últimos veranos del siglo. Sin embargo, con la fiebre de la música latina en los años ’00 el dance fue mermando hasta prácticamente desaparecer, y con él las pistas de baile en favor de las tabernas y los pubs enfundados en madera.

El ritmo de este verano ha sido, de una forma mínima, el house, que no convence ni por lo pegadizo ni por lo bailable, sino por lo repetitivo; así que hemos preferido quedarnos en las pistas de los coches de choque de las fiestas de nuestros barrios, porque ahí sí que ha caído algún temazo del buen dance de siempre.
[Artículo publicado en el número de Septiembre de Vícar al Día]

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Hola currantes del acabado verano!Intenso se me ha hecho ;Menos mal k andabais por ahi, vosotros y el programa ....Os cuento k me perdi el viernes el p. ¡pero por suerte! el de el lunes no.Acabo de chuparme 2 horas largas del p.del v.y:no me convencio mucho¡ pero!,no ostante os dire k la quema ,chicos,como sois,como sois :Pero si el tema de toda ,toda "no esta tan mal"siempre k lo cante otro.Encuanto al del lunes y esto va aser un adelanto para los demas,k me gusto muchisimo.Me inclino casi por el final del programa k las quemas molan .Aver como me sorprendeis en el de la despedida de la temporada un saludo...-.Sergio k porfa,avisa cuando va a ser el proximo .

Pánico en el Edén dijo...

Hola María,

La verdad es que llevamos un poco de retraso en la subida de programas al blog, peeeeero así los vamos dosificando un poquito y la despedida llega un poco más tarde.

Gracias una vez más por estar siempre ahí.

Un saludo